26 de abril día de la (In)visibilidad lésbica

Mar Ortega es activista lesbiana y feminista, ex-coordinadora general de Lambda Valencia.

Desde hace más de 25 años,  venimos hablando año tras año de visibilidad lésbica. Mi perspectiva como activista del siglo pasado, me lleva a celebrar los logros que, sin duda, se han conquistado en los últimos 25 años.

Es más que evidente que, como decía Pedro Zerolo, “la visibilidad ha sido un instrumento fundamental para alcanzar la igualdad.” Aún con todo, para las mujeres lesbianas la visibilidad no es una cuestión fácil, nuestra socialización como mujeres hace que, cuando no cumplimos con las expectativas asociadas al género,  nos sintamos  fuera de lugar y suframos presiones, desde nuestro entorno, para hacernos encajar en una norma que nos excluye.

En mi caso, además de en el ámbito familiar, laboral y educativo, tuve que  sufrir esta sutil forma de corregir mi expresión de género,  en el propio ambiente. Se me consideraba “demasiado bollera”,  y se me animaban a  vestir un poco más femenina, con la finalidad de no mermar mis posibilidades de ligar, en un ambiente, donde siguen sin tener cabida las mujeres masculinas y  la plumofobia está al orden del día.

Quienes sentimos deseo y atracción por nuestro mismo sexo,  tenemos que romper con la heterosexualidad obligada, ya que al igual que a nuestros padres, no nos han  educado para ser homosexuales y esto nos genera una disonancia que tenemos que superar para aceptarnos y ser libres.

También hay que tener en cuenta, que nosotras, al igual que el resto de la  ciudadanía, somos únicas y nos atraviesan múltiples diversidades que influyen en las  posibilidades que tenemos de ser nosotras mismas, dentro de nuestro   espacio social. Las personas que sufren exclusión o pertenecen a grupos estigmatizados, como las personas con diversidad funcional, trastorno mental, migrantes, etnia gitana, mayores, trans,  etc. les resulta mucho más complicado mostrarse,  lo que hace que esta visibilidad, se  convierta en una “ilusión” sólo  alcanzable para algunas privilegiadas, y se evidencie como algo inalcanzable, para otras. Por esta razón es fundamental tener en cuenta la perspectiva interseccional si queremos que la visibilidad alcance a todo tipo de mujeres, cis, trans, binarias, no binarias, con o sin recursos,  etc.

Pero si somos visibles, ¿Por qué no se nos ve? En mi opinión, aun siendo  más visibles que hace 20 años,  las mujeres somos invisibilizadas en prácticamente  todos los ámbitos, y este, no iba a ser menos. También hay que tener en cuenta que nos socializan para ocupar el espacio privado y esto afecta al uso que damos del tiempo y los espacios. Muchas veces la sexualidad pasa a un segundo plano, y nos mostramos mucho más en el espacio privado que en el público, que está  claramente masculinizado. De este modo la visibilidad en la familia y en el círculo de amigas  es mayor y se maneja mejor que la visibilidad en el trabajo, en la  calle, en los medios de comunicación o en la en la política.

Aun así, hay mujeres que siempre hemos sido visibles.  Antes de saber nosotras mismas que entendíamos, ya  nos llamaban, “tortillera”, “bollera” o “marimacho” por tener una expresión de género no normativa, y estos insultos a muchas nos pusieron en la pista de lo que nos estaba pasando por el cuerpo.

Nuestra sociedad, sigue olvidándose de las orientaciones e identidades diversas, y es por esta razón que tenemos que salir del armario. El sistema binario en el que crecemos, nos oculta y nos mete en el armario, y hasta que no consigamos romper con lo binario e integremos de verdad la diversidad, tendremos que seguir visibilizándonos, porque  ya se sabe que “todo el mundo es heterosexual, mientas no se demuestre lo contrario.”

Finalmente es importante decir que entre la población joven si se da una visibilidad mayor y que ha aumentado notoriamente en las últimas décadas, pero seguimos sin ocupar un espacio visible en los ámbitos legislativo y jurídico, laboral, sanitario, educativo y formativo, cultural y de ocio, etc, que nuestros compañeros hombres si han conquistado.

Hoy es un día para visibilizarnos. Felicidades a todas, visibles o no. Orgullosas, valientes y visibles, porque juntas,  somos imparables.

Cerrar

Fundación Pedro Zerolo está sujeta a la Ley 49/2002, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, por lo que las donaciones realizadas a la entidad disfrutan de beneficios fiscales, tanto en el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), como en el Impuesto de Sociedades (IS). Para acogerse a estos incentivos, el donante (particular o institución) debe contar con el certificado fiscal de la Fundación, que le enviaremos tras facilitarnos sus datos.

Desgravación fiscal de las donaciones recibidas

Desgravación fiscal

Para personas físicas, la deducción es del 75% para los primeros 150 € donados. A partir de ese importe, las donaciones serán deducibles al 30% o al 35%, en el caso de donaciones periódicas realizadas durante, al menos, tres años a la misma entidad por un importe igual o superior. La deducción tiene un límite del 10% de la base liquidable del impuesto.

Para personas jurídicas, el porcentaje de deducción en cuota en el Impuesto sobre Sociedades es del 35% (con el límite del 10% de la base imponible). Esta deducción llega al 40% para las donaciones realizadas a una misma entidad por el mismo o superior importe durante al menos 3 años. Las cantidades no deducidas se pueden aplicar en los periodos impositivos que concluyan en los 10 años inmediatos y sucesivos.

Donación puntual

Puedes colaborar con la fundación haciendo una donación a través de paypal o tarjeta aquí:

También puedes hacer una transferencia al número de cuenta:
IBAN ES12 0049 2672 61 2414368367
Recuerda enviarnos tus datos a donantes@fundacionpedrozerolo.net para poder generar el certificado fiscal de la donación.

Amigas y Amigos de la Fundación Pedro Zerolo

Hazte amiga o amigo de la fundación

Datos personales
* Campos obligatorios